Visita nuestro archivo

Emprender es comprender. Comenzar un proyecto empresarial es iniciar un viaje un tanto incierto, lleno paradigmas falsos y miedo a la innovación. Durante este camino no serán pocas las voces que te dirán que debes ser más realista – con un tono un tanto negativo-, a lo que se refieren es que debes resignarte y aceptar el statu quo como absoluto: que si la economía, que si la financiación, que si los políticos, que si el estudio de mercado dice, etc, etc, etc…

Muchas de estas voces cuentan con el criterio de autoridad suficiente como para que después de escucharles te vayas a casa sintiendo que tu proyecto “no se ajusta a la realidad”,  lo más gracioso es que en ocaciones esta voz es la propia. Con esto no queremos decir que que el emprendedor no tenga como deber hacer un análisis a conciencia de los requerimientos del sector, o de las necesidades no cubiertas del segmento al que apunta y de la manera que da solución a esto su producto o servicio. Tenemos claro que esta incertidumbre la tenemos que minimizar con estudios y modelos que interpreten de cierta manera la realidad empresarial del “momento” pero no nos pasemos,  lo que sí creemos es que esta interpretación debe contemplar un espectro más amplio, desde la realidad del consumidor hasta la realidad del planeta como un sistema abierto y frágil del que somos parte.

Para no blablear más lo que queremos decir es que, en ocasiones, ser demasiado realista significa dar por absoluto supuestos absurdos que mirados con la perspectiva del tiempo, no mucho, quedan en evidencia. Aquí os dejamos algunas perlas que ilustran esta resistencia absurda que tenemos a veces, al cambio y el miedo a la innovación como elemento rompedor del statu quo. En algunos casos las citas puede que estén sacadas de contexto, por ejemplo pueden haber sido dichas a las 4 de la mañana de fiesta por ahí,  pero no por eso son menos pintorescas.

El fonógrafo … carece de valor comercial”. Thomas Alva Edison en alusión a su propio invento, en una conversación con su asistente Sam Insull, 1880

“El caballo ha llegado para quedarse, pero el automóvil es sólo una novedad… una moda pasajera.” El Presidente del Michigan Savings Bank, cuando aconsejo a abogado de Henry Ford que no invirtiera en la Ford Motor Company 1893.

“Las máquinas voladoras más pesadas que el aire son imposibles.” Lord Kelvin, 1893. “Volar en máquinas más pesadas que el aire es inútil, insignificante y totalmente imposible”. Simon Newcomb, astrónomo famoso, 1902

“¿Quién diablos quiere oír hablar a los actores?” Harry M. Warner, presidente de la compañia cinematográfica Warner Brothers, en 1927, al escuchar del estreno de un revolucionario film llamado The Jazz Singer, protagonizado por Al Johnson y que marcaba de alguna manera el principio del cine sonoro.

En 1943, Thomas Watson, presidente de la empresa IBM, poco convencido sobre el futuro del mercado informático: “Creo que en el mundo hay mercado para unos cinco ordenadores como mucho.”

“Despues de los primeros seis meses, este aparato no se mantendrá en ningun mercado que logre captar. La gente se cansará pronto de mirar todas las noches una caja de madera.” Daryl F. Zanuck, director del estudio cinematografico 20th Century, comentando sobre la televisión en 1946.

“No nos gusta su sonido, y además la música de guitarra ya está pasando de moda”.  Grabaciones Decca rechazando a Los Beattles, 1962

“No alcanzo a ver razón alguna para que las personas tengan necesidad de tener un ordenador en su hogar.”  Ken Olsen, director general de Digital Equipment Corp. 1976

Y la última: “640k debe ser suficiente para cualquiera”. Bill Gates, 1981. Toma ya Bill te has pasado, jeje!!!

Nos encanta la destrucción de paradigmas, romper el statu quo de manera responsable, el que muchas veces suena igual a zona de confort o falta de visión. Lo único que nos atrevemos humildemente a dar como absoluto es que la “realidad” es lo más inexpugnable que conocemos. La “realidad” es un absoluto, pero muy desconocido y por comprender, ¿cual tiene que ser nuestra relación con la realidad o lo que percibimos de ella?  La respuesta es: siendo humanamente responsable y con la mente abierta . Nos gustaría que cuando digamos “tener los pies en la tierra” signifique ser concientes que el impacto de la actividad humana puede ser positiva o negativa para el planeta. Y que ser realistas no es antónimo de SOÑAR.

En miltrescientosgramos somos emprendedores responsables con los “pies bien puestos en la tierra” y soñadores voluntariosos con muchos pájaros en la cabeza.

Ya para despedir este post aquí os dejamos una pequeña parte, de cine sonoro, de la pelicula The Jazz Singer, esperamos que les alegre el dia.

 

 

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no se hará público.)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)